Te quise, aceleré y nunca pisé los frenos.

Te quise, aceleré y nunca pisé los frenos.

martes, 6 de septiembre de 2011

¡CUÁNTA FALSEDAD!

Y es que la falsedad nunca acabará, te la encuentras por todas partes. En el momento menos esperado, aparece y te hace sufrir. Me acaba de pasar, sí ahora mismo y todavía no puedo creerlo... La persona en la que más confiaba me defrauda y me demuestra lo falsa que ha sido durante todo este tiempo. Caí en su estúpido juego y luego me dio la puñalada. ¿Sabes? Lo que se da, se devuelve. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario